GL
Categoría  Tendencias

Millennials y el oro

25/05/2020

Los Millennials ponen de moda el oro

La moda y sus tendencias. El oro ha estado siempre presente en la moda, en la alta costura, y entre los diseñadores más célebres. Pensemos, sin ir más lejos, en la atracción que sentía John Galliano, el diseñador de Dior, por el oro, tanto en los vestidos como en los complementos.

En las últimas décadas hemos visto cómo los metales preciosos, especialmente el oro blanco y el platino, eran los más demandados por los diseñadores y joyeros. Esto se había convertido en una costumbre que ha dado un giro en los dos últimos años. La moda cambia. Ya lo dijo Coco Chanel: “moda es lo que pasa de moda”, y las grandes marcas anotan un cambio de tendencia. Detrás de ese giro hay muchas razones.

Recordemos que a finales de la década de los noventa y a principios de este siglo, la tendencia dominante se centraba en el platino y los diamantes. El platino era el metal más caro. Su dureza a la hora de trabajarlo, y su mayor densidad, convertían esas piezas en las más codiciadas. También eran las más caras.

Pero a principios de la segunda década de este siglo las marcas comenzaron a cambiar. Las campañas de marketing señalaban otros objetivos. Las tendencias se fueron inclinando hacia anillos de oro blanco cubiertos de una capa de rodio, con diamantes o solitarios. El oro blanco es un oro recubierto por una capa de rodio, lo que le da ese aspecto acabado de espejo, que estuvo tan de moda hace unos años.

Pero en estos dos últimos años, y en especial en este 2020, ese material está siendo relevado por el oro amarillo, el oro con su color original. Cada vez más personas lucen joyas, anillos, cruces y cadenas en oro amarillo. Las marcas de moda, los diseñadores con más prestigio, se inclinan por un oro limpio de rodio que recupera su tono y color natural.

Esta vuelta a la naturalidad se debe a muchos factores. Uno de ellos, sin duda, es el precio del rodio, que cotiza en valores más altos que el propio oro. El rodio es un metal blanco, de color similar al platino, que se utiliza en la industria química y que ha llegado a ser el metal más caro del mundo. Pero además del precio hay otras razones para el regreso al oro amarillo. El oro amarillo ha subido de valor de forma considerable. Eso lo convierte no solo en una tendencia en la moda sino en un valor de inversión. Es el símbolo de la pureza y eso hace que generaciones como los Millennials y otros grupos sociales hayan desarrollado un gusto por lo vintage y por el oro como símbolo de la verdad intrínseca de las cosas. Eso favorece su predilección por las cosas auténticas. Y eso hace también que los jóvenes se estén acercando cada vez más al oro como un valor de inversión, y que la media de edad de los compradores de monedas y lingotes esté descendiendo.